jueves, diciembre 24, 2015

Carta abierta a los directivos de los bancos españoles

Queridos directivos de los bancos españoles.

Antes de nada, como lo cortés no quita lo valiente, deseo felicitarles esta Navidad, así como un feliz año nuevo lleno de éxitos y de salud.

Deseo sincerarme e indicarles que soy cliente de un banco holandés de color naranja que les está comiendo la tostada en el mercado bancario español. Anteriormente trabajaba con Openbank, del grupo Santander, hasta que decidieron que su oficina 24h situada en esa cosa llamada Internet era muy fea y la cambiaron por otra algo más estética pero mucho menos versátil o utilizable.

En los últimos meses he venido escuchando que van a poner comisiones para la retirada de fondos desde la red de cajeros, para así penalizar a otras entidades, especialmente aquellas que no disponen de una red de oficinas extensa. Con esto lo que consiguen, además de incomodar a los bancos "de Internet", es molestar especialmente a sus clientes.

Ustedes ganaban dinero de mi banco cuando yo retiraba fondos empleando su extensa red de cajeros. Quizá consideraban que ese dinero no era suficiente para mantener los cajeros automáticos, por lo que ahora pretenden ganar más.

Pues bien. Conmigo no cuenten: no pienso retirar dinero de ninguna de sus sucursales. Habrán conseguido molestar a mi banco, pero es a mi a quien están molestando más. Así que el (poco) dinero que ganaban anteriormente lo han dejado de ganar: no voy a desgastar sus cajeros.

Y que sepan se han labrado para mi una reputación de bancos peseteros en los que procuraré, en el futuro, no depositar mis fondos. Soy de la opinión que una empresa debe competir. Si hay otro banco que está consiguiendo quitarles clientes, deberán mirar por qué e intentar imitarles o mejorarles, en lugar de ponerles palos en las ruedas.

Sí, sí, ustedes tienen una extensísima red de oficinas en la que invierten mucho y que deben rentabilizar. Pero es que no deseo ni necesito una extensa red de oficinas. Los bancos con los que he operado en los últimos 18 años me han demostrado que no es necesaria. Es más: la experiencia que he vivido cuando he necesitado ir a otro banco para realizar alguna gestión (por motivos familiares, empresariales o comunitarios) no ha resultado para nada gratificante: he tenido que ausentarme de mi trabajo, esperar colas, etc.

Tampoco necesito su asesoría para decidir qué hago con mi dinero (si tuviera dinero para invertir...) Tengo experiencias familiares que han demostrado que su asesoría es siempre interesada hacia la empresa que les paga (lógicamente, por otra parte).

Me basta con una buena red de cajeros, que podrían poner en común entre todos ustedes y así dividir los gastos derivados de su instalación y mantenimiento, sin importar el banco al que pertenece la tarjeta. Todos saldrían ganando. Incluidos los clientes. Y a la larga, también sus accionistas.

Reciban un cordial saludo.

martes, abril 07, 2015

Trabalenguas en inglés

A continuación, un pequeño tongue-twister que hemos hecho entre mi hija y yo esta noche a la hora de cenar.
The hare of the heart
in the hair on the head
had a ham in the hand
and went home with a hen.

What in hell did they hum?
Did they hiss in the hall?

No, the hen and the hare
with the heart on the head
didn't hum in the hall
neither hissed in their home.

They ate ham with no hate,
seeing the hill from their house,
while the hare with her hip
rolled a hose with a hop.

miércoles, enero 14, 2015

Esperando a que me habiliten de nuevo el acceso a Twitter

El pasado 29 de diciembre Twitter sufrió un fallo por el que se cerraron las sesiones abiertas hasta ese momento. Todos nos desconectamos en ese momento de la red social.

Mi problema es que, a día de hoy, todavía no he podido volver a entrar a mi cuenta @davefx. Cualquier nueva actualización que se haya producido desde ese momento en mi cuenta es resultado de haber concedido permisos de escritura a otras aplicaciones.

Resulta que tengo habilitada en mi cuenta la verificación de inicio de sesión, un método de autenticación en dos pasos. En teoría, al iniciar una sesión en Twitter en un ordenador, debería recibir un mensaje en el móvil, ya sea dentro de la aplicación de Twitter, o ya sea mediante un SMS a mi número de teléfono.

Pues bien: la aplicación del móvil la tengo desconectada de mi cuenta. Y no recibo ningún SMS de Twitter cuando lo solicito. Esto último no sé si por un problema con Twitter o con Pepephone.

Ya llevo unos cuantos mensajes de correo electrónico al servicio de soporte de Twitter, todos infructuosos hasta ahora. Me respondieron sólo a uno, indicando que habían tenido un problema con los inicios de sesión y que lo volviera a intentar (!).

A ver si algún alma caritativa con mano en Twitter lee estas líneas y me echa una mano...

martes, diciembre 30, 2014

Radar por tramos en M-40. ¿Buena idea?

Como algunos ya habréis visto, en los paneles luminosos de la M-40 estos días se han puesto nuevos mensajes indicando que existen tramos de control de velocidad en la vía.



Investigando ahora mismo en Internet en la web de la DGT (Controles de velocidad en M-40) parece que no hay ningún «radar» de tramo instalado en la M-40, al menos de momento. Pero el caso es que mucha gente se lo ha tomado en serio y casi todo el mundo está circulando a 100 km/h. Entre ellos, un servidor.

Hasta ahora, en la M-40 (con velocidad limitada a 100 por señales), y tres carriles por sentido en la mayor parte de su recorrido, la gente, con circulación sin retenciones, se distribuía aproximadamente de la siguiente manera:

  • Carril derecho: vehículos circulando a una media de 90, y «obstáculos» móviles más lentos.
  • Carril central: vehículos adelantando a los anteriores, con velocidad media de 100 km/h, además de obstáculos móviles atrapados por el conocido electromagnetismo del carril central.
  • Carril izquierdo: vehículos adelantando a los anteriores, con velocidad de 110 km/h
La M-40 es una carretera de alta densidad de circulación, en la que el criterio de "volver al carril de la derecha" tras adelantar es difícil, tanto por la existencia de «obstáculos móviles» en el carril derecho, como el electromagnetismo inducido en el carril central que impide a multitud de conductores circular por el carril derecho.

Estos días pasados, temiendo la posible existencia real de cámaras en varios puntos de la carretera a modo de «radar» de tramo, y sabiendo que esta clase de sistemas de control de velocidad no tiene ningún porcentaje de error (multa de manera exacta con sólo pasarse 1 km/h de la velocidad media en el tramo), pues uno ha ajustado el limitador de velocidad o el control de crucero a 100 km/h (según el coche que conducía). 

Y mi sensación está siendo de menor seguridad. Multitud de coches en paralelo a la misma velocidad, ya que la diferencia de velocidad entre carriles está siendo estos días mucho menor. 

Por ejemplo, caso real: he iniciado un adelantamiento a 100 km/h cuesta arriba, desplazándome al carril izquierdo, pero antes de completar el adelantamiento ha empezado una cuesta abajo que ha anulado la diferencia de velocidad respecto al vehículo que estaba adelantando. Y claro, ese adelantamiento que, en caso de no existir radar por tramo habría finalizado acelerando hasta 109 km/h, ahora uno ya no se atreve a finalizarlo para no superar la velocidad media... Vamos, que al final he desistido del adelantamiento, he levantado el pie y he vuelto al carril central.

Vamos, que al final se tiende a una circulación del tipo: 
  • Carril derecho: vehículos circulando a una media de 90, y «obstáculos» móviles más lentos.
  • Carril central: vehículos adelantando a los anteriores, con velocidad media de 100 km/h, además de obstáculos móviles atrapados por el conocido electromagnetismo del carril central. Esto incluye camiones circulando a 100 km/h.
  • Carril izquierdo: vehículos intentando adelantar a los anteriores, con casi su misma velocidad, (también media de 100 km/h).
Realmente, no sé hasta qué punto esto es bueno y más seguro que la situación anterior...

martes, julio 22, 2014

Spam nigeriano (o ghanés) vía Skype

Acabo de recibir un bonito mensaje vía Skype en mi cuenta del trabajo enviado por un tal Daniel Osei, desde Accra, Ghana:

Enter a message to introduce yourself.Hallo carreno ,

I have been in search of someone with your surname so when I saw you I decide to contact you believing that you will not betray me. My name is Daniel osei,a reputable banker in my country.

One Mr. Curtis carreno , a citizen of your country had contract with the bank I work with $17,5OO,OOO.OO(Seventeen Million, Five Hundred Thousand US Dollars) Sadly Curtis was among the death victim in 12 May 2OO8, Earthquake disaster in China That killed over 6,OOO people.

My bank management is yet to know about his death, I know it because he was my friend and I am his Account Officer, Curtis did not mention any kin heir when the account was opened, was not married and have no children. Last two weeks my bank requested that he must give instruction on what to do with his funds, or we renew the contract.

So that was why I have been looking for a means to handle the situation because if my bank Directors happen to know that Curtis is dead and do not have nobody to claim the money, they will take the funds for their personal use, which I don't want such to happen and that was why I am seeking your co-operation to present you as the kin / heir to the account, since you bear same surname with him.

There is no risk involved; the transaction will protect both of us from any law. It is better we claim the money than allowing the bank Directors take it, because they are rich already. I am not a greedy person, so I am suggesting we share the funds 5O/5O % equal.

Let me know your mind on this and please do treat this information highly confidential for our own good. My email is;danieloboakye@gmail.com e mail me or send your email to me and I will get back to you with the full details.

Thanks

Jamás un spam nigeriano (o ghanés, en este caso) me había llegado de manera tan personal. El hombre se lo ha currado...

sábado, noviembre 30, 2013

Más México

Pues mi blog parece que se está convirtiendo en el diario del tío Matt el viajero... Sólo lo edito cuando estoy fuera.

Bueno, pues estoy otra vez en tierras mexicanas. No en el DF, sino más al oeste, en el Estado de México. Concretamente durmiendo en Toluca de Lerdo (sí, se llama así, en honor a D. Sebastián Lerdo de Tejada, prócer de la patria mexicana) y trabajando a noventa kilómetros, en Atlacomulco de Fabela. Puesta en marcha de autopista de peaje...

Disfrutando de coche de alquiler, conduciendo y de pasajero, para ir y venir. Y admirar los usos y costumbres en carretera abierta de este pueblo mestizo.

Bueno. Primer choque cognitivo. El coche es un Dodge Attitude. Pequeñito, con culo. Y... con logotipos de.. Hyundai. 
¿Cómo? Pues nada, que en realidad es lo que en el resto del mundo se llama Hyundai Accent, y que aquí vende la Dodge. Y ni se han molestado en ponerle unos logotipos de Dodge... en la generación anterior le pusieron el logo del carnero, pero como ahora ese logo es sólo de RAM (la división de camionetas de Dodge), pues no deberían tener algo para taparlo... Cuanto menos, es una gestión curiosa de la imagen de marca...

Otra curiosidad, los pedazo camiones que circulan. Camiones con semirremolque con otro remolque más. Es decir, una cabeza tractora arrastrando dos contenedores de cuarenta o incluso cuarenta y cinco pies...

Sí, las cabezas tractoras son las americanas, con morro. En quince días sólo he visto tres camiones «chatos».

Estos auténticos trenes de carretera, de nueve o diez ejes, en llano circulan bien. El problema son las cuestas arriba, donde te puedes encontrar con un bicho mastodóntico de estos a diez o veinte kilómetros por hora porque no les da el motor para subir setenta toneladas más rápido... Un peligro...
Hablando de velocidad. La velocidad máxima en autopista (como el resto de señales) es puritamente opcional. Una mera sugerencia. Y muchas veces, es una limitación tan absurda que NADIE la hace caso. Por ejemplo: curva que se puede tomar a 110 km/h se limita a 60 km/h. Absurdo. Y nadie respeta la señal.

Más choques mentales: los primeros platos se llaman "Sopa". No importa que tenga poco o ningún caldo. Ejemplo: 
Esto acá es una sopa. Sopa seca, pero sopa.

Otro choque mental: las señales de consejos repartidas por la autopista. Desde el «Si toma no maneje», versión de acá del famoso «Si bebes no conduzcas» popularizado en España por Stevie Wonder, hasta un «No maneje cansado: su familia lo espera»

Este último lo veo contradictorio en sí mismo. Entiendo que quiere decir que no hay que conducir cansado, porque aumenta la posibilidad de accidente. Pero el hecho de recordar que la familia te está esperando puede servir de acicate para seguir conduciendo, pese a estar rendido...

Pero estas son sólo dos de las perlas de sabiduría repartidas en el trayecto entre Toluca y Atlacomulco. Aquí van otras, pero con foto:

No: el Costa Concordia no estaba a 250 m de esta señal



Aquí las autopistas no cuentan con lo que en España llamamos "limitación de accesos".
Hay poblados que tienen calles que terminan en la autopista, con sus incorporaciones
sin carril de aceleración, ni de deceleración.

Maneje con precaución: sí, aquí es una necesidad.




Conserve limpia la carretera

No tire basura

Conserve su derecha

En este especificamos más:
"Conserve limpia la carretera: no tire basura"


Esta sí que es fuerte: "No deje piedras sobre el pavimento"
¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡ Pero a quién se le ocurre hacer eso !!!!!!!!!!!!!!!!!!


"Tránsito lento
Carril derecho"
Creo que, como en EUA (que es como llaman acá a los EE.UU.), se puede circular por cualquier carril.
Y si no se puede, da igual: la gente lo hace.

"Con niebla disminuya su velocidad"
Si es que hay que decirlo todo...


"Respete las señales
Es su seguridad"


"Paradero a 250 m"
En España las llamamos paradas.

"Disminuya su velocidad"
¿Por qué? ¿Acaso voy rápido?
"Carril izquierdo sólo para rebasar"

 
"El seguro de la autopista no cubre roturas de cristales. Guarde su distancia"
Esta última sólo se entiende tras saber que el seguro en los coches no es obligatorio. Según me han contado, si se sufre un choque, y el coche culpable no tiene seguro (que no es raro) se pasa a negociar en el lugar del accidente. A no ser que el responsable del accidente porte un arma, en cuyo caso ya se sabe quién va a ganar la negociación...
Las autopistas de cuota cuentan con un seguro que cubre los accidentes que suceden en ella. Otro motivo más para usarlas en este país.

"Prohibido estacionar en zona de niebla"
Sí: la gente (especialmente los camioneros) pueden estacionar en la autopista.
Aquí te dicen que no lo hagas si hay niebla.
Sentido común: el menos común de los sentidos.


Pues eso es todo por hoy. Espero estar pronto de vuelta...

lunes, mayo 27, 2013

México (D.F. y alrededores) - Capítulo final

Ya estoy en Madrid, en mi casita, delante de mi ordenador. He aterrizado esta mañana sobre las 6 de la mañana después de haber mal-dormido unas 2 horas en el avión, así que a casita donde he dormido unas 4 horas más. Vamos a ver esta noche si me puedo dormir a mi hora...

Bueno, rebobinemos. Estaba yo el viernes aún en México D.F. cuando...


¡La venganza de Moctezuma me alcanzó! ¿Será por el picante? ¿Por la falta de salubridad en comidas y/o bebidas? Vete tu a saber. El caso es que desde el jueves por la mañana me empezaron a doler bastante las tripas, y el viernes por la noche ya estaba malamente... Vamos, que momento brown party total. Y, aunque con menor potencia, hasta hoy todavía sigo...

Preguntando a mis compañeros españoles que andan por allá me recomendaron que acudiera a una "Farmacia del Ahorro" que hay en el Paseo de la Reforma, de camino de la oficina al hotel. En cada sucursal de esta cadena de farmacias hay un médico titulado y gratuito que te diagnostica y receta medicinas básicas para enfermedades comunes no graves. Y luego cuentan con su propia marca blanca de medicinas genéricas. Lo curioso es que, al contrario que en España, donde los genéricos los hace cada laboratorio, dentro de las cajas de medicinas "Farmacia del Ahorro" están las pastillas con la marca propia de cada laboratorio. Por ejemplo, dentro de la caja de loperamida (lo que en España viene siendo el Fortasec de toda la vida)  había unas tabletas de marca "Exclefin", Loperamida tabletas 2 mg. Vamos como si aquí en España dentro de una caja de "Paracetamol" genérico vinieran las pastillas con embalaje poniendo "Gelocatil".

El caso es que viernes y sábado aguanté a base de Gatorade (el Aquarius de Coca-Cola no se vende por aquellos lares). El viernes terminé ya el trabajo que había ido a hacer por allá (aunque quedan algunos flecos pendientes que pueden terminarse desde aquí).

¡Y llegó el sábado! A hacer un poco el turista. La verdad es que lo que me apetecía el viernes por la noche era cogerme el avión y volverme para Madrid, para pasar el fin de semana con mi familia, pero tema de los precios de los vuelos, salía mucho más barato despegar el domingo al mediodía...

Así que tournée turístico para visitar Basílica de Guadalupe y Pirámides de Teotihuacán. A las 8:30 en la recepción del hotel. Me recoge mi guía, Sergio, muy amable, y me introduce en una Toyota HiAce de 15 plazas.
Una furgonetilla como esta fue la que nos llevó a dar una vuelta por ahí.
Y a partir de ese momento fuimos dando una vuelta por los distintos hoteles del centro. En la misma zona rosa se montó un matrimonio colombiano. De ahí al centrito mismo de Ciudad de México, la plaza del Zócalo (donde se encuentra la Catedral, la sede de la Presidencia de la Nación y la sede de la Presidencia del Estado de México D.F.)..

La cuarta parte de la Plaza estaba ocupada por tiendas de campaña por una protesta que lleva allí desde primeros de año. El resto estaba reservado para un gran concierto que se iba a dar allá el sábado por la noche.



Tras recoger por la zona a 2 coreanos del sur, nos dirigimos a otros hoteles hasta completar las 12 plazas disponibles para turistas.

Una hora más tarde, y una vez recogidos todos (2 australianas, 2 coreanos, 3 mexicanos, 4 colombianos y este españolete) fuimos a ver primero la Plaza de las Tres Culturas, un lugar donde se unen las tres culturas que conforman el México actual: la prehispánica, la colonial y la moderna mestiza. En este lugar también se puede considerar que fue donde se inició el mestizaje de la cultura nativa y la hispánica,


EL 13 DE AGOSTO DE 1521
HEROICAMENTE DEFENDIDO POR CUAUHTEMOC
CAYÓ TLATELOLCO EN PODER DE HERNAN CORTÉS

NO FUE TRIUNFO NI DERROTA:
FUE EL DOLOROSO NACIMIENTO DEL PUEBLO MESTIZO
QUE ES EL MÉXICO DE HOY

De allí, a la Basílica de Guadalupe. Allí, además de aprovechar para venerar la tilma de la Virgen, y rezar un rato, pude observar claramente uno los mayores problemas que tiene la Ciudad de México: se hunde a un ritmo de unos 10 centímetros al año. Pero lo hace de manera no uniforme, por lo que los edificios tienden a ir inclinándose.

Este hecho es muy visible en la antigua basílica, que tuvo que ser cerrada en los años 70 del siglo pasado por peligro de desplome. Tras ello en 3 años se construyó la basílica nueva, y se inicio un proceso de estabilización y refuerzo de la basílica antigua, que volvió a abrirse al público el año 2000, y de momento está sirviendo para que de momento sea segura.

La inclinación se hace muy visible en la puerta de la capilla central.
Compárese la inclinación entre el pequeño edificio central y el resto.
Y aquí también podemos observar la inclinación absurda que tiene la antigua Basílica.
Compárese las columnas con el cable de las lámparas colgadas. En un edificio recto, serían paralelas...
Entrar en la antigua basílica es completamente mareante: el suelo está inclinado de manera notoria, y las referencias normales de ángulos rectos desaparecen. Avanzando hacia el altar se va cuesta arriba, y con el pie derecho más bajo que el izquierdo.



La basílica nueva se ha diseñado para soportar este hundimiento empleando una cimentación muy somera y un sistema de suspensión hidráulica la proteje de los frecuentes terremotos.


Y aquí está la Guadalupana, con foto tomada desde debajo.


Tras esto, nos montamos en la Toyota y recorrimos unos cincuenta kilómetros hasta llegar a Teotihuacán. Allí, primero pasamos por un centro de artesanía, donde nos enseñaron cómo trabajaban los nativos prehispánicos el agave y la obsidiana. Y nos invitaron a probar el pulque y el tequila (fermentado y destilado, respectivamente, del aguamiel natural del agave). Y también un licor de tuna (vamos, un licor del higo chumbo de toda la vida).

A comer en un restaurante de la zona, "El Jaguar" donde nos obsequiaron con danzas aztecas
y, para celebrar el día del Orgullo Friki, pues no lo pude resistir...

Allá va una foto del grupo que íbamos en la furgoneta. Gente muy agradable todos:


Terminando de comer, a explorar las pirámides los templos del Sol y de la Luna de Teotihuacán. El templo del Sol tiene truco: no es una construcción desde cero, sino que es una montaña recubierta de piedra.

¿Parece pequeño el templo del Sol?

Pues no lo es en absoluto.
Doscientos y pico escalones, de altura superior a lo que actualmente tenemos en nuestras escaleras.
Subir cansa. Mucho.

Pero al final se consiguió, después de hacer descansitos en cada "piso".
Y nada más conseguirlo, a bajar deprisa porque vino la lluvia. Y qué lluvia. Entre lluvia gorda y granizo fino. Abortamos excursión al Templo de la Luna. Y vamos corriendo al estacionamiento 4, donde nos espera el chófer con la Toyota... Esteee... ¿Dónde está nuestro autobús? Esteee... A mojarse pacientemente hasta que regrese el autobús. Cinco minutos bajo una lluvia torrencial debajo de un pequeño tejadillo. La lluvia caía muy fuerte, así que el tejadillo para lo único que servía era para evitar mojarse demasiado la cara.

Completamente empapados, tras tomarnos un café para entrar en calor, regresamos al DF.

Hablando de café: en México son incapaces de hacer un café con leche 50/50. Para ellos, el café con leche es siempre un larguísimo: llenarte la taza de café y luego dejarte la jarrita de leche para que le eches un par de gotas (si le echas más, la taza se derramará). Vamos que para ellos un corto de café es sólo un  documental cinematográfico de 10 minutos o menos sobre la vida de Juan Valdez.

Con la ropa aún mojada (menos mal que no hacía viento) llegué al hotel y tras cambiarme y secarme, a bajar corriendo a recepción para pedir un periódico: las deportivas que llevaba puestas son las que usaría en el viaje.

Y hasta aquí la excursión del sábado, y lo que dio de sí.

El domingo me levanté temprano, hablé con mi familia (bendito Skype y Wifi gratis en el hotel), hice la maleta, vi el trenecito de la Fórmula 1 de Mónaco, fui a misa de nueve en la parroquia del Santo Niño de la Paz (una misa muy agradable), y tras desayunar con el jefe del proyecto en el hotel, pues tomé el taxi y para el Aeropuerto. Facturar, cambiar los pesos mexicanos a Euros, pasar por el control de seguridad (donde el detector de metales está al máximo, no como en España), comprar un par de regalitos en los duty-free, esperar la media hora de rigor y embarcar a las 12:15.

El avión, un Airbus A340-300. Iberia. Sin entretenimiento personal, sólo colectivo. Tras un despegue que se me hizo eterno, un vuelo tranquilo. Me tragué dos películas y la tercera me la dormí. Y sobre las 6 de la mañana aterrizamos en la pista 32R de Madrid-Barajas. A las 7 y media estaba en casa. A dormir unas cuatro horas más, por favor...

Vamos a ver mañana con qué cuerpo voy yo al trabajo...





viernes, mayo 24, 2013

México D.F. - Capítulo 3

Dice mi mujer que no hago otra cosa que hablar de comida en el blog, y no le falta razón.
Pero es lo que tienen los viajes de trabajo... Y sobre todo de trabajo estresante como este. Me levanto, ducho, visto, desayuno Buffet, voy a la oficina donde trabajo a tope todo el día. Sólo me levanté para ir a comer, o al baño.

Y salí de la oficina a las 21:00. A esa hora ya había maromos ofertando servicios...
Quería haber cenado un McMenú llevándolo al hotel, pero resulta que a la hora a la que he llegado (sobre las 21:15) ya estaban cerrando la cocina y sólo me ofertaban Nuggets... Así que he cenado pizza para llevar.

Curiosidad del día: en España solemos poner los interruptores de la luz en disposición vertical, donde para encender la luz pulsamos abajo. Sin embargo acá los suelen poner en horizontal, y para encender se pilla en la parte más lejana al marco de la puerta...



Otra curiosidad que me llamó la atención es que casi todos los carros cuentan en una ventanilla con una pegatina con la matrícula del coche. ¿Por? 

Se trata del sistema de limitación de tráfico para evitar la contaminación. La pegatina tiene un color, y cada color corresponde a un día. El día que toca no se puede circular por el DF bajo riesgo de multa.

Y por último, qué cosa más molesta las lucecitas que tienen todos los teléfonos del hotel. Parecen ambulancias, cuando se apagan las luces de la habitación: 


¿Alguien sabe para qué son?

jueves, mayo 23, 2013

México D.F. - Capítulo 2

Este capítulo va a ser algo más corto que el de ayer: ya que me he levantado hoy a las 5:00, y porque me he obligado, ya que el cuerpo me pedía seguir durmiendo... :-)

Ayer fue un día de no parar, de reunión en reunión.
Desayuno de buffet libre en el hotel. Muy ricos los Corn Flakes de Kellogg's con leche saborizada con aroma de vainilla.

Trabajo a saco paco en la oficina, dando martillazos a lo que tenemos que presentar el próximo viernes. Desesperación porque la persona que se ha quedado en Madrid para echarme una mano se ha puesto enferma...

A la hora de comer, nos acercamos a "La Ola Marina". Por 55 pesos (más de 3,30 euros, menos de 3,50 euros), menú:
  • Guisado de frijoles. Algo así como un guisado de judías pintas pero con chile picante. Estoy empezando a acostumbrarme a que todo pique... La primera vez que tomé una sopa picante.
  • Arroz canario. Arroz cocido con colorante y trocitos de zanahoria.
  • Pollo encacahuetado, un muslo de pollo grande con salsa de tomate y cacahuete, picante.
Como curiosidad para el españolito, en ningún sitio el postre está incluido en el menú. Al terminar la comida tanto el otro día como ayer nos pusieron una golosina. Y ahí fue donde descubrí que un caramelo puede ser dulce y picante a la vez. No me llegué a enchilar, pero casi.

Por la tarde, reunión en otra oficina. Y descubrí lo que es cruzar Ciudad de México a través de uno de sus ejes viarios. Me siguen llamando la atención todos los coches que hay por aquí. Y ayer vi por primera vez en vivo al coche más feo de la historia, el Pontiac Aztek.
  

En el camino vi que absolutamente TODOS los semáforos de las avenidas importantes cuentan con vendedores ambulantes que venden cualquier clase de mercancía: desde pañuelos, comida, fundas de móvil, ventiladores portátiles, periódicos... Sin poder faltar además los típicos limpiacristales cansaalmas.

Me dejé el jersey en la oficina, y mientras estábamos en esta última reunión llegó una bonita tormenta de mucha agua y algún granizo. Al salir la temperatura había bajado fácilmente unos 10 grados... Es decir: frío para llegar al hotel.

Tras llegar al hotel, a cenar con un compañero en un restaurante que hay pegado al mismo (donde también cené la primera noche). Allí probé:
  • Sopa de tortillas, una sopa con tomate, aguacate, huevo, trocitos de tortilla de maíz, y algún otro ingrediente que no logré identificar... No me gustó nada, y de hecho me dejé todo el caldo (yo que soy muy sopero). Sin embargo a mi compañero es el plato que más le gusta... Así que pruébenla, muchachos, y decidan por ustedes mismos.
  • Queso fundido con champiñones. Una pequeña sartén de queso fundido con champiñones para prepararse unos tacos, o burritos, o como quiera que se llamen... Delicioso :-D
Por 240 pesos (menos de 15 euros) cenamos los dos.

Y nada más. Mañana volveremos con más diversiones... Hoy toca currar de lo lindo. :-D

miércoles, mayo 22, 2013

México D.F. - Capítulo 1

Ayer comencé mis seis días en el DF. 


Por temas de trabajo ayer aterricé a las 5:10 de la mañana en el aeropuerto de México D.F. tras un vuelo tranquilo en un cochambroso A340-600 de Iberia, concretamente en el «Julio Romero de Torres». Yo pensaba que todas las líneas aéreas no low-cost ya disponían para sus vuelos transoceánicos de asientos con algún sistema de entretenimiento personal a bordo. ¡Error! Iberia no renueva sus A340 desde hace la hueva de tiempo. Además, según SeatMaestro.com se suponía que el asiento 22H contaba con espacio extra para las piernas. ¡Segundo error! Clase turista completamente estándar. Por lo menos era pasillo y pude estirar por ahí los pies...

Nunca antes había volado tanto tiempo, ni en un avión tan grande. Ni con tanta gente junta apretujada... Una cosa que me gustó fue la retransmisión del despegue y del aterrizaje por las pantallas de tv de cabina, mediante una cámara situada en la cola del roplano en plan Flight Simulator. Ciertamente, en un avión tan ancho, si te sientas en los asientos centrales (entre los dos pasillos) no hay manera de ver NADA por la ventanilla, y la visión de cámara trasera al menos pone ojos a las sensaciones del estómago :-)

Tras aterrizar, lo primero, pasar por el control migratorio. Supongo que a esas horas es normal que no haya muchos agentes de inmigración en el aeropuerto... El caso es que a las once horas y media de vuelo se le unió la hora extra en la cola de inmigración... Tras conseguir pasar por el trámite de inmigración y la posterior aduana, pues ya fui bienvenido a los Estados Unidos Mexicanos.
Primero, coger... digo... tomar un taxi. En el DF los taxis oficiales del aeropuerto son prepago. Dices en un puesto a dónde vas, te cobran y luego vas a la parada de taxi donde un controlador te indica cuál es tu taxi. Te sale algo más caro que los taxis normales, pero es más seguro. Porque el Ministerio de Asuntos Exteriores no recomienda usar los taxis «normales» que circulan por la calle, y sólo recomienda tomar taxis de paradas...

La primera impresión del país fue el atasco de las 6:20 de la mañana... Y varios detalles.
  • La total eclecticidad del parque automovilístico. Coches americanos, japoneses, coreanos y europeos conviviendo en el atasco matutino. Modernos, antiguallas, numerosos VWs Escarabajos... Diversidad total. Vehículos industriales made in USA, a lo grande... A lo muuuuy grande. Lo que en Europa se resuelve con una furgoneta chasis-caja tamaño grande, aquí se emplea una Ford F250 o F350 en cuyo capó motor puede caber, a ojo, un Fiat 500 enterito... Y camiones XXL. No sé, creo que en Europa somos algo más eficientes en cuanto a vehículo industrial...
  • La pobreza, o más bien humildad, que se observa en las manzanas y manzanas que pude ver de camino del aeropuerto al hotel, situado en la Zona Rosa (algo así como el Chueca del DF)... Sobre todo en la zona norte. Según te ibas acercando a la zona del hotel la ciudad se iba «europeizando»...
  • Numerosos carteles publicitarios pintados sobre pared blanca, que realizan esa sensación de humildad. Donde en España se usan carteles de rótulos, aquí se pintan directamente.
  • La gran contaminación permanente... En un día despejado, el cielo es gris. Por mucha boina que a veces tenemos en Madrid en invierno, no es comparable con lo que hay aquí todo el año...
La oficina está en el Paseo de la Reforma, que es algo así como el Paseo de la Castellana de Madrid, donde se concentran casi todos los rascacielos de la ciudad, el edificio de la Policía Federal, pegado a la Zona Rosa. A diez minutos andando del hotel. Por lo que me cuentan, esta zona es segura, la gente pasea por la calle, y no es normal encontrarse con jinchos por la zona. También me cuentan que a partir de cierta hora, lo que te encuentras es prostitutos homosexuales y travelos en situación provocativa, lanzándote piropos o improperios... (no sé a partir de qué hora: ayer regresé al hotel a las 20:00 y no me encontré con ninguno)

Ayer comí con algunos compañeros de la delegación mexicana de mi empresa en un restaurante peruano cercano a la oficina. Tres platos: una sopa o caldo, una pequeña ración de primer plato, y luego el principal. Por 55 pesos me tomé una sopa de papas y acelgas (papas y acelgas cocidas con el agua de cocción), un arroz a la madrileña (arroz cocido con garbanzos cocidos) y cecina de ternera con nopal y ensalada. Es decir, por aproximadamente 550 pesetas, es decir, 3,30 euros, se come razonablemente bien.

La comida estaba acompañada de jarras de té de hibisco , un refresco artesanal típico. Y bastante rico.

Mi regla rápida de conversión peso-euro pasa por nuestra querida peseta, ya que al estar los cien pesos a algo más de seis euros, y tener ya desarrollada la regla de multiplicación/division del seis por la peseta, pues así se me hace rápida la conversión: un peso son algo más de diez pesetas.

Para cenar, fui a un restaurante pegado al hotel, bastante más caro. Por unos 230 pesos (esto es, algo más de 2300 pesetas, algo más de 14 euros) cené una deliciosa ensalada de aguacate (que buena buena), y unos tacos barbacoa (pollo, arroz, brócoli, coliflor y zanahoria, con abundante salsa barbacoa y las tortillas de harina correspondientes). Y de postre unas crepas de cajeta. Para la espera, mientras me traían la comida, me trajeron unos totopos de maíz (es decir: nachos para dipear artesanales) con puré de frijoles. Y tres recipientes con salsas artesanales extra: guacamole, tomate picante y otra picante más. Que bueno el guacamole artesanal...

Por si no os habíais dado cuenta, me pirra la comida mexicana...
Echo de menos que no se cultive en España el nopal (más conocido como chumbera en nuestra tierra) para comerlo. Está exquisito. Y explotamos demasiado poco los frijoles (llamados alubias o judías en España). Una carne con puré de judías pintas tiene que estar de muerte...

Bueno, vamos a ver qué tal viene el día de hoy... Si mañana me vuelvo a despertar pronto os contaré.