domingo, enero 25, 2004

Un día cansado

Tras levantarme y desayunar, me he ido a comprarme un abrigo a las rebajas. Y, la verdad, estoy contento. Un bonito abrigo por 60 euros del ala. Ya tengo abrigo de vestir.

No he podido avanzar hoy nada con öSea, ya que hemos comido pronto para pasar toda la tarde sacando trastos de la que va a ser, si Dios quiere, la casa de Gabri y mía. :-)

Vamos, que estoy un pelín cansado. He estado deshaciéndome de multitud de papeles viejos, revistas y recuerdos de mis cosas, desde mi más tierna infancia, hasta mi adolescencia tardía (es que fue mi casa hasta hace 4 años, cuando nos mudamos donde vivo ahora).

Sólo he guardado las cosas que creo merecen la pena, y que voy a tratar de escanear antes de tirarlas. Al fin y al cabo, un CD grabado ocupa muchísimo menos que un taco de 500 folios...

Lo de hoy ha sido el primer paso hacia la boda. Gabri está contenta. Y yo también. Mucho.

Leyendo: Cien preguntas sobre el Islam, de Samir Khalil Samir.




Publicar un comentario en la entrada