domingo, febrero 22, 2004

Incomprensión

Hoy hemos vuelto a tener hilo de discusión divertido en Barrapunto.

La verdad es que es cansado estar argumentando contra la marabunta de laicistas de Barrapunto... Afortunadamente hoy se ha unido a mi bando un tal kism.

Se hacen patentes estas palabras del Señor: No he venido a traer paz, sino división. Sí, he venido a enfrentar al hombre con su padre, a la hija con su madre, a la nuera con su suegra; y enemigos de cada cual serán los que conviven con él. (Mt. 10, 34b-36)

Pero bueno, hacía mucho que no me llamaban facha, intolerante, conformista, reaccionario, pepero... Hay incluso un tipo por ahí que dice que me lleva siguiendo desde hace tiempo, vamos, que parece me la tiene jurada (a saber lo que le he hecho...) (?)

Muchas críticas vienen por una moral católica mal entendida, mal asesorada y peor prácticada. El hacer lo-que-dice-la-Iglesia-porque-lo-dice-la-Iglesia-y-si-no-te-irás-al-infierno no es la manera en que el Señor quiere las cosas. Es antinatural, y ningún santo ha hecho eso. Ciertamente en muchos colegios religiosos, catequesis, se ha enseñado eso (a mí mismo me lo enseñaron así). Pero eso no es lo que Cristo pidió, lo que los Apóstoles y los Santos divulgaron. Es el conocimiento de Jesús, y su seguimiento posterior (si se da) lo que pide interiormente ir profundizando en obras, lo que
va modelando el espíritu.

A muchos de los que me leéis, esto os sonará a chino y pensaréis: "este tío está fumao" o, lo que sería peor, "a este tío le ha sorbido el seso esa secta de los curas" :-) Lo único que puedo responder es que, desde que "esta secta me captó" (yo prefiero decir que me reconvertí después de un período bastante alejado de la religión en el que pensé como muchos de vosotros) me suelo llevar mejor con mi familia, estoy más lleno interiormente, y quiero querer cada día más a mi novia (antes pensaba sólo en mi).

Vamos, que siguiendo el búsque, compare, y si encuentra algo mejor, quédeselo, me quedo con lo que tengo, oiga.





Publicar un comentario en la entrada