viernes, enero 21, 2005

Sobre los firewalls de látex

Al colectivo que se viene denominando a sí mismo "progresista" (se supone que el progreso hace que las cosas mejoren, lo cual está aún por ver según está el patio...) le molesta que ciertos señores de
negro Men in Black (tenebrosos o casposo, según miembros del gobierno o de sus secuaces) propongan el uso de mecanismos completamente seguros contra las enfermedades de transmisión interfemoral (como puede ser la no actividad interfemoral), indicando que el refocile hoy contigo, mañana con otro/a y pasado con aquel/aquella/aquello - por muchos firewalls y mecanismos de protección que se procure implementar - es lo que realmente está haciendo que estas enfermedades se
difundan.

Y es que nadie puede discutir (y quien lo haga, con todos mis respetos, es un tontolava) que los firewalls de látex pueden ser unos excelentes impermeables que protegen la gran mayoría de las veces (como buenos firewalls que son). Pero los hechos son que el uso del látex a veces conlleva a situaciones llamémoslas no deseadas (ya sea por negligencias, descuidos, o simples defectos del material, porque nadie es perfecto, oiga: son los famosos fallos de seguridad en los firewalls).

Pero no, oiga. Los Men in Black no pueden proponer un estilo de vida difícil, pero realmente progresista: abstinencia y fidelidad. Son reaccionarios y retrógrados por no admitir el uso de
firewalls de látex.

Porque fomentar el empleo de firewalls de látex como un medio de lucha contra enfermedades de transmisión interfemoral es como fomentar el empleo de chalecos antibalas marca ACME como medio de lucha contra los tiroteos callejeros. Los chalecos antibalas marca ACME garantizan una efectividad y protección antibalas de hasta un 99% (salvo en la aparición de cheaters del CounterStrike, momento en el que te endiñarán un disparo en toda la chola desde más de 500m con una AK-47).

En la lucha contra la expansión de las enfermedades de transmisión interfemoral, que están dilapidando el continente africano, se suele plantear que los Men in Black no permiten el uso de chalecos antibalas marca ACME. Sin embargo, los MIB lo que dicen es que no te debes poner en medio del tiroteo, y por lo tanto no deberías comprarte un chaleco antibalas marca ACME.

El progreso propone regalar chalecos antibalas para todos (ACME da las gracias al progreso, ya que se está haciendo de oro, oiga), incluidos niños y adolescentes (que, bajo mi punto de vista, no tienen edad para estar pensando en jugar al Counter Strike, y menos sin el conocimiento y aprobación de sus padres).

Yo me quedo con los MIB. Su postura me parece más adecuada: al fin y al cabo en Uganda se aplican sus postulados y es el único país del continente africano donde las enfermedades de transmisión
interfemoral se han controlado.

Los progresistas que sigan a lo suyo: a veces me pregunto si el progresismo no será mera cuestión de promoción del interfemoral...






Publicar un comentario en la entrada