jueves, mayo 19, 2011

Ya me gustaría poder estar en la puerta del Sol

Yo no estoy en la puerta del Sol porque mis circunstancias vitales no me dejan. Pero si tuviese el tiempo necesario, creo que sí estaría allí. ¿Por qué? Porque (es una de las consignas que chillan) nadie me representa.

¿Alguien se siente verdaderamente representado por algún político en este país? Si voto lo que me pide el cuerpo (un partido minoritario que defienda los principios que deberían ser irrenunciables para los católicos) directamente estaré sin representación, ya que estos partidos, normalmente, nunca llegarán a la "nota de corte" que es un ¡5%! de votantes de la circunscripción.
Y si voto, por el tema del "voto útil" a el único partido que parece "no del todo contrario" a lo que pienso... realmente tampoco me siento representado por multitud de pequeños detalles...

Estoy convencido de que la democracia que tenemos en este país es más una partitocracia que una democracia auténtica. Los partidos políticos mayoritarios se han convertido en estructuras de poder alternante y absoluto. Por un lado, no hay separación de poderes, y ninguno de estos partidos está interesado en que la haya (como ya han demostrado cuando han llegado al poder). Por otro lado, la prensa y resto de medios (el cuarto poder) está al servicio de los partidos, o del poder económico, que nunca va a estar en contra de los partidos (por aquello de no morder la mano que te da de comer...)

Y luego está el tema de por qué mantener un sistema del siglo XIX en pleno siglo XXI. ¿Por qué tengo que ceder mi voto durante 4 años a un partido o, si se cambiara el sistema por unas listas abiertas, a un único representante? Si ese representante me traiciona, ¿por qué no puedo cambiar el sentido de mi voto a media legislatura? ¿Por qué si para un tema concreto resulta que no estoy de acuerdo con mi representante, pero si hay un diputado que piensa como yo, no puedo cederle mi voto para esa votación?

En fin: es el sistema que tenemos, nos ha venido dado, y veo utópico el poder cambiar un ápice del mismo... A no ser que haya voluntad por parte de alguien de algún partido (partitocracia...). Por decir esto quizá los medios me consideraran un antisistema...
Publicar un comentario en la entrada