jueves, mayo 23, 2013

México D.F. - Capítulo 2

Este capítulo va a ser algo más corto que el de ayer: ya que me he levantado hoy a las 5:00, y porque me he obligado, ya que el cuerpo me pedía seguir durmiendo... :-)

Ayer fue un día de no parar, de reunión en reunión.
Desayuno de buffet libre en el hotel. Muy ricos los Corn Flakes de Kellogg's con leche saborizada con aroma de vainilla.

Trabajo a saco paco en la oficina, dando martillazos a lo que tenemos que presentar el próximo viernes. Desesperación porque la persona que se ha quedado en Madrid para echarme una mano se ha puesto enferma...

A la hora de comer, nos acercamos a "La Ola Marina". Por 55 pesos (más de 3,30 euros, menos de 3,50 euros), menú:
  • Guisado de frijoles. Algo así como un guisado de judías pintas pero con chile picante. Estoy empezando a acostumbrarme a que todo pique... La primera vez que tomé una sopa picante.
  • Arroz canario. Arroz cocido con colorante y trocitos de zanahoria.
  • Pollo encacahuetado, un muslo de pollo grande con salsa de tomate y cacahuete, picante.
Como curiosidad para el españolito, en ningún sitio el postre está incluido en el menú. Al terminar la comida tanto el otro día como ayer nos pusieron una golosina. Y ahí fue donde descubrí que un caramelo puede ser dulce y picante a la vez. No me llegué a enchilar, pero casi.

Por la tarde, reunión en otra oficina. Y descubrí lo que es cruzar Ciudad de México a través de uno de sus ejes viarios. Me siguen llamando la atención todos los coches que hay por aquí. Y ayer vi por primera vez en vivo al coche más feo de la historia, el Pontiac Aztek.
  

En el camino vi que absolutamente TODOS los semáforos de las avenidas importantes cuentan con vendedores ambulantes que venden cualquier clase de mercancía: desde pañuelos, comida, fundas de móvil, ventiladores portátiles, periódicos... Sin poder faltar además los típicos limpiacristales cansaalmas.

Me dejé el jersey en la oficina, y mientras estábamos en esta última reunión llegó una bonita tormenta de mucha agua y algún granizo. Al salir la temperatura había bajado fácilmente unos 10 grados... Es decir: frío para llegar al hotel.

Tras llegar al hotel, a cenar con un compañero en un restaurante que hay pegado al mismo (donde también cené la primera noche). Allí probé:
  • Sopa de tortillas, una sopa con tomate, aguacate, huevo, trocitos de tortilla de maíz, y algún otro ingrediente que no logré identificar... No me gustó nada, y de hecho me dejé todo el caldo (yo que soy muy sopero). Sin embargo a mi compañero es el plato que más le gusta... Así que pruébenla, muchachos, y decidan por ustedes mismos.
  • Queso fundido con champiñones. Una pequeña sartén de queso fundido con champiñones para prepararse unos tacos, o burritos, o como quiera que se llamen... Delicioso :-D
Por 240 pesos (menos de 15 euros) cenamos los dos.

Y nada más. Mañana volveremos con más diversiones... Hoy toca currar de lo lindo. :-D

Publicar un comentario en la entrada